31 Motivos de oración para la Mujer Cristiana

Como hijas de Dios, debemos obedecer al mandato de orar. Muchas veces deseamos cambiar, crecer, dejar, adquirir un nuevo hábito, pero esto se queda solo en deseos, porque no dependemos de Dios. Para cumplir los estatutos de Dios debemos encomendarnos a Él, para que nos ayude en este proceso que es el crecimiento cristiano.

Sé que habrán muchas otras cosas por las cuales debemos orar, pero estas fueron las que yo extraje, pero tú puedes tomar la biblia y hacer lo mismo: hurgar en ella y escribir aquellas áreas a las cuales debemos prestar atención y orar para que sean una realidad en nuestras vidas. Este es un reto, no de un solo mes, sino de toda nuestra vida, ya que la vida cristiana y el crecimiento no se detienen. Acepta hoy comenzar, espero se vuelva parte de la agenda de tu día. Bendiciones!

  1. Para que aceptemos nuestro diseño original “Ayuda Idónea”, no nos dejemos arrastrar por las diversas corrientes del mundo, que nos dicen que es un rol denigrante y no un alto llamado, como lo presenta la palabra de Dios. (Gen 2.18)
  2. Para que nuestro corazón se incline a Cristo, a ponerlo en primer lugar, escucharle a Él y dedicar tiempo. (Lucas 10.42)
  3. Para que aprendamos a temer a Dios, a reverenciarlo. Que decidamos vivir cada instante pensando que Dios está presente. Que aborrezcamos lo que Dios aborrece, y abracemos lo que el ama. (Prov. 31.30)
  4. Para que como mujeres cristianas centremos nuestras vidas en lo que debemos, la soltera en las cosas del Señor y el ser santas. Las casadas en servir a Dios, siendo esposas excelentes. (1Cor. 7.34)
  5. Para que podamos dedicar tiempo a la lectura, meditación y estudio de la palabra de Dios, que esta sea nuestra delicia. (Salmo 1.1-2, 119.92)
  6. Para que seamos de bendición a nuestros esposos. (Prov. 31.11-12)
  7. Para que seamos mujeres de buen juicio y entendimiento. (Prov. 11.22)
  8. Para que dediquemos tiempo al ministerio de mentoría, a ser maestras del bien, de las más jóvenes. (Tito 2.3-5)
  9. Para que aprendamos o pongamos en ejecución las artes manuales, dediquemos tiempo a desarrollar destrezas y aprender nuevas manualidades que sean de beneficio a nosotras y nuestra familia. (Prov.31.13,19,22,24)
  10. Para que seamos mujeres sumisas a nuestros maridos, tanto a los que son creyentes, como a los inconversos. (1Pedro 3.1)
  11. Que la oración sea un hábito para nosotras. Que no le demos cabida al afán y la turbación, sino que confiemos en la soberanía y misericordia de Dios. (Filipenses 4.6-7)
  12. Para que sirvamos en un ministerio junto a nuestro esposo, si es cristiano. (Romanos 16.3)
  13. Tengamos una vida marcada por la pureza. (Tito 2.5)-castas
  14. Para que podamos ser fieles seguidoras y servidoras de Cristo. (Marcos 15.40-41)
  15. Para que seamos buenas administradoras de nuestros hogares. (Prov. 31. 15)
  16. Que seamos mujeres emprendedoras, que colaboremos con las finanzas del hogar. (Prov. 31.24)
  17. Para que le otorguemos prioridad al cuidado de nuestro interior sobre el exterior, que guardemos nuestro corazón y lo llenemos de Cristo. (1Pedro 3.3-4)
  18. Que nuestra apariencia sea limitada a lo modesto y decoroso, que con nuestra apariencia no busquemos despertar malos deseos en los hombres o la envidia de las demás mujeres, sino glorificar a Dios. (1Timoteo 2.9-10)
  19. Para que al abrir nuestros labios lo hagas con sabiduría y misericordia (Prov. 31.26)
  20. Que seamos esposas respetuosas, y que aquellas que aun no nos hemos casado, comencemos siendo respetuosas con nuestros padres y otros hombres a nuestro alrededor. (Efesios 5.33)
  21. Para que no centremos nuestra atención en la belleza exterior, que la consideremos efímera y engañosa. (Prov. 31.30)
  22. Que podamos desarrollar y cultivar un espíritu atento a los detalles y quehaceres del hogar, podamos hacer de nuestra casa un hogar, dulce hogar. (Tito 2.5)
  23. Para que seamos conocidas como mujeres afables y apacibles, que tengamos un espíritu de paz y sosiego, libre de turbaciones y malos humores (1 Pedro 3.4)
  24. Podamos ser buenas madres (abuelas, tías), que instruyamos nuestros hijos en la palabra de Dios. (1Timoteo 1.5 y 2 Timoteo 3.15)
  25. Que sepamos ocupar nuestro lugar y rol dentro de la iglesia. (1Timoteo 2.11-12)
  26. Que tengamos un testimonio de buenas obras. (Hechos 9.36)
  27. Que podamos desarrollar humildad y sumisión primero al Señor, para luego serlo con nuestros maridos y padres. (Efesios 5.33)
  28. Que podamos ser de buen ejemplo a otras mujeres, sobre todo a las más jóvenes (Tito 2.3-5)
  29. Que mantengamos una buena conducta y buen testimonio, de bondad, misericordia y sumisión (Tito 2.3-5 y 1Pedro 3.1-2)
  30. Que podamos vivir de acuerdo a nuestra profesión de fe, vidas piadosas. (1 Timoteo 2.9-10)
  31. Que seamos mujeres diligentes y no perezosas. (Prov. 31.13-15)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *